Novedades

El mandatario de la vecina provincia se molestó por los artículos que daban luz verde al proyecto Portezuelo del Viento

DAVID ROLDAN/La Nueva.

Un abrupto final tuvo la reunión del Consejo de Gobierno del Coirco, realizada en el ministerio del Interior, cuando el gobernador de La Pampa decidió retirarse del recinto de las deliberaciones.

No les creo a los mendocinos; me robaron un río hace 40 años”, expresó, en voz alta el ingeniero Carlos Verna, para luego marcharse.

El mandatario de la vecina provincia se molestó por los artículos que daban luz verde al proyecto Portezuelo del Viento –sobre el río Grande, principal afluente del Colorado– a su juicio, sin la presentación del estudio de impacto ambiental.

No obstante, sus pares de Buenos Aires (María Eugenia Vidal); de Río Negro, Alberto Weretilnek; de Neuquén, Omar Gutérrez y de Mendoza, Alfredo Cornejo, terminaron avalando esa obra aunque exigiendo a esta última provincia que presente aquellos estudios, así como el programa de llenado de la presa y posterior manejo de los caudales.

Sin estos trabajos y aunque se hayan incluido 3.000 millones de pesos en el presupuesto nacional de 2017, la obra no se iniciará”, comentó uno de los presentes en las conversaciones.

Trascendió, también, que la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, tuvo un gesto conciliador, al igual que otros mandatarios, pero todos terminaron sorprendiéndose por la actitud intempestiva del gobernador pampeano.

Según se supo, Verna también pretendía que la reunión sirviera para la constitución del comité de cuenca del río Desaguadero.

Pese a que existe la predisposición de las provincias participantes en que se avance en ese sentido, se aclaró que era imposible que en un encuentro sobre la cuenca del río Colorado se tomasen decisiones respecto de otra cuenca, más allá de que ambas tienen un punto en común cuando el Curacó se une al Colorado, al sur de La Pampa.

En este sentido, se comentó a La Nueva que en el término de dos semanas el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, habría de convocar a los cinco gobernadores presentes ayer en Buenos Aires, así como a los tres restantes, es decir los de San Luis, San Juan y La Rioja, para tratar esta problemática.

Tapón de Alonso: Por ahora nada

El tono conflictivo de la reunión impuesto por Verna terminó por dar por tierra con la posibilidad de llegar a alguna solucion sobre el Tapón de Alonso.

Sabido es que tiempo atrás el propio mandatario pampeano fue quien dispuso abrirlo, dejando librado el paso del agua del Curacó hacia el Colorado.

Si bien este año esto no ocurrió, en virtud de que los caudales murieron en una zona de lagunas previa al tapón, nada impide sospechar que se pueda dar en la próxima temporada, arriesgando la vida hídrica del Colorado, con afectación a las poblaciones ribereñas que toman agua de este río, así como a las zonas productivas.

Tiempo atrás, Verna aseguró que el tema debía analizarse en el seno del Coirco, aunque luego lo incluyó en las negociaciones por la creación del comité de cuenca del Desaguadero, considerando que el Curacó forma parte.

Por lo tanto, al no analizarse este punto ayer, por las discrepancias apuntadas, tanto Buenos Aires como Río Negro se volvieron con las manos vacías en materia de la posibilidad de que el tapón se cierre.

De no avanzarse en la disputan como se espera, en los próximos tiempos se insistiría en dejar el conflicto en el plano judicial.

Tanto Buenos Aires como Río Negro presentaron una demanda ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para que intime a La Pampa a cerrar el paso del agua, aunque este organismo ni siquiera se expidió sobre si se haría cargo o no del tema.