Novedades

Informe descriptivo!

DESCRIPCIÓN DE LA CUENCA

La cuenca del río Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó es una de las mayores de nuestro país. Está integrada por las provincias de La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, La Pampa, Río Negro y Buenos Aires. La superficie total es de más de 360.000 km2, comprendiendo a las subcuencas de los ríos Vinchina-Bermejo, Jáchal, San Juan, Mendoza, Tunuyán, Diamante, Atuel, Desaguadero y parte de la cuenca del río Colorado. Recorre de Norte a Sur una franja desértica de 1.000 Km. de longitud de un sistema hidrográfico poco conocido y de implicancias ciertamente complejas para las provincias que recorre (La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, La Pampa). 

Al llegar al límite de las provincias de Mendoza, San Luis y San Juan ingresa en un área de hundimiento en donde sus aguas han formado el sistema de las Lagunas de Guanacache (sistema palustre prácticamente desecado desde fines del Siglo XIX). Luego de pasar estas lagunas, recibe el nombre de Desaguadero, formando el límite entre las provincias de Mendoza y San Luis hasta el paralelo 36º S, donde ingresa a la provincia de La Pampa. En esta, recibe por el margen occidental las afluencias del río Atuel. Al sur de tales bañados y hasta las lagunas Urre Lauquen y La Amarga el río es llamado Chadileuvú (o río Salado). Al superar la laguna Urre Lauquen recibe el nombre Curacó (agua de piedra), confluyendo en el río Colorado.

Todos los afluentes se originan en los deshielos de la cordillera de los Andes. Por este motivo y por las escasas precipitaciones que ocurren en el extenso territorio que recorre, sus máximos caudales se dan a fines de primavera e inicios del verano.

El cauce del río Desaguadero se encuentra encajonado por barrancas de 6 a 8 m de altura, y tiene un caudal de 50 m3/s a 60 m3/s, pero desde fines del siglo XIX los caudales son muy menores debido al aumento del uso del agua de sus afluentes para el riego en los “oasis” de Mendoza, San Juan, San Rafael y otros valles menores. Es así que, siendo naturalmente la cuenca del Desaguadero una cuenca exorreica que transporta sus aguas al Océano por el río Colorado, durante gran parte del siglo XX, ha resultado una cuenca transitoriamente endorreica por la actividad antrópica, ya que el tramo llamado Curacó se ha encontrado habitualmente seco.

Ubicación del Tapón de Alonso en proximidades de Puelches

La obra del Tapón de Alonso es una represa de tierra, con tres tuberías sin compuertas (las tuvo de tablas en algún momento) por lo que es una obra relativamente precaria. Estas compuertas deberían estar bien construidas y mantenidas para poder garantizar un manejo correcto de las mismas. A la presa Tapón de Alonso también le falta el vertedero, necesario para el caso de caudales en exceso que superen la capacidad de embalse de la laguna La Amarga. Sin la obra de vertedero se corre el riego de que se pueda romper la represa, ingresando al río Colorado un caudal muy grande de agua salina, afectando a las áreas de riego aguas abajo. 

Conflicto interprovincial

La provincia de La Pampa tiene un viejo conflicto con Mendoza por la distribución del agua del río Atuel, que atraviesa el oasis de San Rafael, donde se utiliza el agua para riego. La política histórica de Mendoza ha sido utilizar toda el agua sin reconocer derechos a los usuarios aguas abajo. Por esta razón La Pampa ha demandado judicialmente a la provincia de Mendoza y los fallos dieron la razona a la Pampa, pero Mendoza nunca acato dichos fallos. Es así que la normalidad es que el agua del rio Atuel casi nunca ingresa a La Pampa, y solo lo hace esporádicamente con muy altos caudales que generan inundaciones y el agua avanza cruzando bañados y lagunas, salinizándose hasta llegar al río Curaco (último tramo de la cuenca) con un alto contenido de sales, afectando sensiblemente al río Colorado.

Para evitar este problema se construyó la represa Tapón de Alonso. Esta obra de tierra tiene la función de evitar que el agua salina baje por el Curaco e ingrese al río Colorado, generando un embalse del bañado del Curaco y de la laguna La Amarga, donde el agua es contenida y evaporada, sin generar daños en áreas productivas.

Ante la negativa de Mendoza de hacer un manejo del agua equitativo con La Pampa, esta decide abrir el Tapón de Alonso para permitir el paso del agua y darle visibilidad pública (periodística) al problema. Esto ya ocurrió en el año 2007, con un importante costo para la cuenca del río Colorado. Actualmente el Tapón de Alonso se abrió, aunque aún no llego el agua al lugar, pero va en camino. Las negociaciones a nivel provincial y nacional en los últimos días no están dando sus frutos tanto para el cierre del Tapón de Alonso como para la conformación de un comité de cuenca del rio Desaguadero-Salado-Chadileuvu-Curaco y el comité de cuenca del río Atuel (este último aun con la negativa de Mendoza de sentarse a la mesa de dialogo). El Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Río Colorado en representación de los regantes del valle ha tenido una activa participación en el problema, gestionando ante diferentes autoridades provinciales como el ministerio de Agroindustria, la Autoridad del Agua (ADA) y de los municipios de Villarino y Patagones para evitar que el agua salada llegue al río Colorado.