Novedades

El Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Río Colorado se crea en al año 2007. Tiene por objeto la prestación de servicios relativos a la construcción, mantenimiento y administración de obras de riego.

 

Transferencia del sistema de riego del Valle Bonaerense  del Rio Colorado a los regantes.

Breve historia.

El Valle Bonaerense del Río Colorado tiene una rica historia en la gestión del agua por los usuarios, ya que los inicios del riego fueron sin participación del estado como en muchas regiones del país y el mundo. Los chacareros usuarios del agua, los regantes dieron origen al riego por su propia autodeterminación, por su trabajo y esfuerzo a principios del siglo XX, años en los que no existía el desarrollo tecnológico actual.

 

Los primeros canales de riego[1]

Desde la década de 1880 en adelante se instalaron en el valle numerosas estancias. En 1856 don Pedro Luro había llegado con fines exploratorios. Trajo los primeros arreos de ganado vacuno y fundó la Estancia “Las Isletas”. A principios del siglo xx, y luego de las experiencias de riego del padre Bonacina, se comenzó a pensar más en grande. Es así que a partir de los años treinta y cuarenta se inicia la construcción de canales de riego a ambas márgenes del río, a cargo de particulares y colonos. El objetivo era la producción de pasto para el ganado –principalmente alfalfa– y algo de agricultura extensiva. Más tarde se realizaron también algunas pruebas con cultivos hortícolas.

Los canales que dieron origen a la zona de riego son los siguientes. En el partido de Villarino: Mayor Buratovich, San Enrique, El Sostén, La Petrona, San Adolfo, El Fortín, Julieta, San José, El Puma, San Pedro, San Carlos y El Zorro. En el partido de Patagones: Paso Alsina, La Media Luna, La Providencia, Segovia, Los Guanacos, Los Álamos, Chida Barga, La Graciela, San Francisco, San Valentín y Fortín Viejo.

El riego no era seguro, debido a la precariedad de las obras de toma sobre el río y a la dificultad de mantener la red limpia y desmalazada. Además, las obras no respondían a una planificación integral, y revelaban deficiencias hidráulicas y operativas. Estos primeros canales se correspondían con las primeras estancias. Con el tiempo, y con la llegada de nuevos colonos, las estancias se fueron subdividiendo, aumentando los conflictos por la distribución del agua.

Según el Libro de Actas Nº 1 de la Asamblea de regantes, iniciado por la Dirección de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires, actualmente en corfo-Río Colorado, la primera asamblea se realizó el 20 de julio de 1952, con regantes del canal secundario El Sostén. En la asamblea se informa a los regantes de la Resolución de la Dirección de Hidráulica, Exp. Letra E Nº 27/1952, por la cual a partir de agosto de 1952 la mencionada Dirección ser haría cargo de la administración del canal El Sostén. Los regantes deberían constituir, en asamblea extraordinaria, una comisión para colaborar con la Dirección, proveyendo los elementos necesarios para la limpieza.

Posteriormente se sucedieron asambleas de otros canales como el secundario El Fortín (3 de agosto de 1952), el secundario San Francisco (11 de mayo de 1953), el secundario La Graciela (12 de mayo de 1953), el secundario San Francisco (12 de Mayo de 1953), los secundarios Los Álamos y Segovia (19 de mayo de 1953), el secundario San José (4 de abril de 1954), el Secundario km. 33,600 del Villalonga (1° de octubre de 1959), el canal Ramal Julieta del canal San José (5 de junio de 1960) y el canal km. 64,000 del Villalonga (27 de julio de 1960). El objetivo principal de estas asambleas fue constituir comisiones consagradas a organizar las limpiezas de los canales, en esos tiempos a cargo de los regantes.

El gobierno provincial da una mano: la intervención de Hidráulica.

La generalización del riego, los cambios en los cultivos y el aumento de los aportes de agua a los mismos generaron, a partir de la década del treinta, una creciente salinización de los suelos y pérdidas de cultivos. Esto problemática generó inquietud entre los regantes. Se efectuaron asambleas, y se reclamó al gobierno provincial la ayuda necesaria para mejorar el manejo del suelo y del agua para riego.

A partir de 1938 la Dirección de Hidráulica de la provincia de Buenos Aires toma intervención en la zona, comenzando con relevamientos topográficos y realizando el primer proyecto de irrigación con una red de canales para cubrir la demanda del momento. Posteriormente se hace cargo de la administración del riego y de la planificación para dar solución a los problemas existentes, a través, fundamentalmente, de la construcción de la red de canales principales de desagüe y drenaje. En agosto de 1948, mediante la ley de riego Nº 5262, se establecen normas para el manejo, distribución y fiscalización del agua de riego. En ese mismo año se firma el primer contrato para la construcción de los canales Unificador II y Villalonga en el Partido de Patagones.

 

Años de conflictos.

La década del 90 fueron años de muchos conflictos entre regantes y CORFO, con asambleas de regantes y reclamos sucesivos. En el año 2002 el gobierno provincial presenta la siguiente iniciativa: “La Plata, 27 de febrero de 2002. Honorable Legislatura: Someto a consideración de vuestra honorabilidad proyecto de ley mediante el cual se suprime la Corporación de Fomento del Río Colorado (CORFO). La iniciativa se fundamenta en lo dispuesto por el artículo 25, 2º párrafo de la ley 12.727 que contempla la posibilidad de suprimir, fusionar o modificar unidades ejecutoras, organismos y entidades descentralizadas y autárquicas aun en aquellos casos en que su creación hubiere sido dispuesta por ley. Reconoce asimismo la necesidad de iniciar una profunda reforma del Estado a fin de tornarlo más reducido y eficiente. En función de las razones precedentemente expuestas solicito se otorgue preferente consideración al referido proyecto. Dios guarde a vuestra honorabilidad. SOLA.”[2] Al día siguiente se aprueba el proyecto y al enterarse los regantes, se inicia una movilización con la toma del edificio central de CORFO en Pedro Luro. Debido a la presión ejercida por los regantes, el gobernador se ve obligado a vetar la ley.

El Ing. Norberto Kugler (ex administrador de CORFO) escribió a varios regantes: “Han logrado desunir a los pobladores de la zona para poder hacer esta cirugía. Por lo tanto hay que convencer a los regantes de que esto es lo que está sucediendo. Ahora creo que hay que reaccionar con firmeza. Hay que juntar urgente a los regantes que pueden opinar... y son realmente productores, para tomar el manejo de todo el sistema de riego con las obras, las máquinas, el padrón y los edificios. Se debería lograr que se arme una propuesta en esta línea para proponérsela al gobierno lo antes posible. Pueden transmitir que yo - como regante - estoy dispuesto a ayudar en todo lo necesario, si me convocan para ser uno más de los buenos productores que no queremos que esa zona sea destruida. No para ser uno más para pelear entre los de Villalonga con los de Buratovich o los de Pedro Luro como lo que lograron los que ahora están conformes con esta Ley. Yo creo que si juntamos unos 50 productores dispuestos a jugarse para armar consorcios para tomar y operar los canales principales podemos todavía ganar la batalla. Puede ser una especie de Federación de Consorcios. Pero tenemos que actuar RAPIDISIMO”.[3]

El 9 de marzo se logra un acuerdo entre el gobierno de la provincia de Buenos Aires representado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, CORFO-Río Colorado y los entes representativos de los regantes y productores, comprometiéndose el gobierno a transferir la administración de la red de riego y drenaje. Luego de la firma del acuerdo se suceden innumerables reuniones de regantes para discutir cómo se debería avanzar en la transferencia. Este proceso fue algo caótico, donde se debatió mucho sobre si la gestión futura debía ser fraccionada o integrada, se planteaba crear un consorcio por cada canal principal, o un consorcio por cada municipio de Villarino y Patagones, hasta que el tema se fue enfriando y tomó la iniciativa del manejo de la situación el Consejo Consultivo de CORFO, quien trabajó para dar forma al Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Río Colorado y redactar su estatuto, primando la idea de que la gestión integrada era la mejor para la futura organización.

 

Creación del Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Río Colorado.

El Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Río Colorado (en adelante Co Hidra) se crea en el año 2007[4] por resolución de la autoridad de agua, aprobándose el estatuto redactado por los regantes miembros Consejo Consultivo del momento. El Co Hidra tiene por objeto  la prestación de servicios relativos a la construcción, mantenimiento y administración de obras de riego y drenaje.[5] La transferencia contempla el traspaso de la operación y mantenimiento de todo el sistema de riego del valle. Este proceso llevará varios años, iniciándose con el sistema de canales secundarios para terminar con los canales principales.

En el año 2011 el Co Hidra comienza a recaudar el Fondo de Renovación de Máquinas y comprar máquinas bajo su titularidad. Este fondo se había creado por CORFO en el año 2004 con la aprobación del Consejo Consultivo para reemplazar las máquinas que ya no podían cumplir sus funciones por la antigüedad que tenían. La compra de máquinas y posterior entrega en comodato a CORFO ha permitido que el mantenimiento del sistema sea relativamente eficiente, incluso modificando el tipo de máquinas que se van comprando. 

En el año 2012 se abren las oficinas en Pedro Luro, Buratovich y Villalonga dando servicios a los regantes de Coordinación Técnica y administración contable para canales secundarios. La coordinación técnica tuvo una experiencia previa en San Adolfo y Pradere con la gestión de los canales secundarios a cargo de un profesional. Este trabajo de coordinación permitió mejorar significativamente los canales secundarios tanto en la reestructuración del canal como en el manejo y la profesionalización de los canaleros. Los regantes de los canales coordinados han invertido mucho en los últimos años para mejorar la operación y reducir las pérdidas de agua. Incluso se ha llegado a instalar un aforador con sistema de medición y telemetría para que todos los regantes del canal tengan online el caudal de agua en la toma. Actualmente, por adhesión voluntaria de los consorcios secundarios, el Co Hidra administra y coordina más de 25 canales. 

En septiembre del año 2015 se firma un Acta Acuerdo[6] donde en su cláusula segunda dice: “las PARTESacuerdan seguir prestando la colaboración mutua, facilitando el intercambio de opiniones y personal idóneo de cada una de las mismas con el objeto de promover las líneas de trabajo que se describen a continuación:

-   Fortalecimiento institucional de CORFO y del CONSORCIO HIDRÁULICO.

-  Análisis y desarrollo del modelo de gestión adecuada del área de Servicios y Equipos de CORFO (Sereq) procurando lograr complementariedad en los recursos necesarios para el correcto funcionamiento del área, e impulsar el estudio y análisis de la transferencia de la gestión de dicha área al CONSORCIO HIDRAULICO, como una herramienta de participación de los usuarios en la gobernabilidad del sistema de riego, o cualquier otra alternativa que brinde una solución flexible y adecuada a la prestación de servicios que efectúa dicha área.

-   Análisis y desarrollo del proyecto de una posible transferencia parcial de otras áreas y competencias actualmente a cargo de CORFO hacia el CONSORCIO HIDRAULICO, como herramienta de participación de los usuarios en la gobernabilidad del sistema de riego.

- Obras de infraestructura: relevamiento y desarrollo de información para la búsqueda de financiamiento para distintas obras de revestimiento de canales y otras necesarias para la zona de riego del Valle Bonaerense del Río Colorado, ya sea a nivel local o en la cooperación internacional.”

En diciembre de 2016 se traslada la oficina central del Co Hidra a la Ruta 3 km 809 Este (edificio compartido con el SEREQ de CORFO), reduciendo gastos y mejorando la complementación en el trabajo diario. En Buratovich y Villalonga se comparten oficinas con CORFO en las Intendencias de Riego respectivas.

A partir de la cuota 2 del presente año, se va a incorporar dentro de la boleta de canon de riego del Co Hidra la llamada “cuota canalero” que hoy cobran los consorcios secundarios administrados por el Co Hidra. Esto va a mejorar la recaudación, el cobro a los morosos, simplificando la administración, eliminando costos por el mantenimiento de una cuenta bancaria por cada uno de los consorcios secundarios. También facilitará el trabajo del presidente de cada canal secundario en la tarea administrativa, no requiriéndose trámites bancarios, ni poderes, ni firmas de cheques, ni manejo de dinero en efectivo, pagándose los sueldos de canalero en una cuenta sueldo.

 

Futuro de la Gestión del Agua por los Usuarios.

El próximo 18 de mayo el Co Hidra cumple diez años de existencia y cinco de funcionamiento.  Es mucho lo que se ha realizado estos años desde su creación. Se ha mejorado en el nivel de participación de los regantes en el Directorio, se ha reemplazado gran parte del parque de máquinas bajo la titularidad del Co Hidra, se ha mejorado la gestión de muchos canales secundarios coordinados gracias a la labor de los ingenieros a cargo, como también la administración contable, se ha trabajado en la reducción de costos de mantenimiento de los canales con menos horas de máquinas utilizadas y con el reemplazo de sistemas de mantenimiento mecánicos y químicos. Se ha capacitado a canaleros para el aforo de caudales, y el registro de los mismos para la determinación de pérdidas de agua y equidad de la distribución entre regantes, colocándose en algunos canales estructuras de medición como aforadores de cresta ancha.

Más aun que lo hecho, es lo que falta realizar. Avanzar con la transferencia del sistema de riego de canales secundarios hasta incluir a todos los regantes es el gran desafío. Mejorar el servicio reduciendo costos y haciendo más eficiente el sistema permitirá que la producción agropecuaria del valle sea sustentable. El Co Hidra se creó para los próximos 50 o 100 años, el desafío es grande y solo se podrá crecer con el compromiso y la participación de los regantes, los verdaderos dueños y últimos responsables del sistema de riego.    

 

Ing. Agr. Mariano Pla

 

 

[1]La Región del Colorado. Historia, cultura y paisaje en la frontera. Capítulo 12.  El Valle Bonaerense del Río Colorado. El esfuerzo chacarero frente al agua. Pág. 111

 

[2]Diario de sesiones de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. 28 de febrero de 2002.

 

[3]Extraído de una nota escrita por el Ing. Norberto Kugler dirigida a varios regantes el 1 de marzo.

[4]Resolución de CORFO Nº 7621, del 18 de mayo de 2007

[5]Artículo 4 del Estatuto del Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Rio Colorado.

[6]Acta Acuerdo entre el Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires, CORFO-Río Colorado y el Consorcio Hidráulico del Valle Bonaerense del Rio Colorado.