Novedades

La asamblea productiva y comunitaria realizada anteanoche en la localidad villarinense reclamó el cierre urgente del Tapón de Alonso, para evitar el riesgo de salinización de las aguas del río Colorado, en caso que lleguen a este los escurrimientos del Curacó.

Foto: archivo La Nueva.

DAVID ROLDAN/droldan@lanueva.com

La asamblea productiva y comunitaria realizada anteanoche en Pedro Luro reclamó el cierre urgente del Tapón de Alonso, para evitar el riesgo de salinización de las aguas del río Colorado, en caso que lleguen a este los escurrimientos del Curacó.

“No podemos sembrar frente al temor de perder todo”, fue la expresión de uno de los chacareros llegados al salón de Amuvac desde distintos puntos del valle bonaerense.

La reunión, convocada por el Consorcio Hidráulico, tuvo expresiones de distinto tono aunque el ingeniero Carlos Verna, gobernador de La Pampa, fue el destinatario de las mayores críticas al haber ordenado la reapertura del tapón.

 

“Pensándolo bien, fue un acto terrorista el de Verna”, llegó a decir uno de los presentes.

En la primera parte del encuentro, el ingeniero Marcos Aragón, gerente técnico de Corfo, efectuó una exposición en la que detalló los antecedentes de este conflicto, que no es de ahora, sino que se inició en la década del 80, con los primeros derrames después de muchos años en los que el río Curacó permaneció seco.

“En verdad, hoy no sabemos, a ciencia cierta, por donde avanzan las aguas”, afirmó, aunque estimativamente están ingresando a la laguna La Dulce, próxima a la localidad de Puelches.

Aragón trajo a colación el acuerdo sellado en 1985, entre Buenos Aires, La Pampa y Río Negro, frente a un fenómeno parecido, y al compromiso de tomar decisiones conjuntas ante su repetición.

Representantes de la Fundación Chadileuvú, que brega por el derecho de La Pampa a los ríos que la atraviesan, se solidarizaron con la gente del valle bonaerense y criticaron a los gobiernos de Mendoza y San Juan, particularmente, por el arbitrario manejo de las aguas de los ríos que allí tienen origen.

“Nosotros nunca sabemos cuándo va a llegar el agua y si va a llegar. De pronto, aparece, nos inunda los campos y los pampeanos pagamos las consecuencias”, dijeron.

A criterio de los visitantes, es probable que el agua no llegue al Tapón de Alonso, considerando que comenzó el ciclo de riego en Mendoza y ya ingresa menos caudal a territorio pampeano.

Consideraron positivo el hecho de que Buenos Aires se haya manifestado a la creación de un comité de cuenca del sistema del Desaguadero, que cubre el 22 por ciento del territorio nacional.

Desde el ámbito político llegó la lectura de un proyecto de declaración en el que legisladores de Cambiemos expresaron la preocupación por la reapertura del Tapón de Alonso.

Se advirtió la presencia del intendente de Patagones, José Zara y del jefe de Gabinete de la comuna de Villarino, Horacio Brion, entre otras autoridades.

La asamblea decidió su apoyo al gobierno provincial en su presentación ante la Suprema Corte de Justicia para que obligue a La Pampa a clausurar ese paso, actitud a la que se sumó ahora el gobierno rionegrino.

“La Pampa debe entender el riesgo que se presenta no sólo para la producción, sino para la vida misma de los miles de pobladores que toman agua desde el río Colorado”, dijo el ingeniero León Somenson, administrador general de Corfo.

No faltó, en el encuentro, quien mocionara salir a las rutas y provocar un corte, decisión que quedó pendiente.

Si bien no se labró un acta, quedaron, a modo de conclusión, apoyar a la provincia en sus gestiones y aguardar la eventual reunión de todos los gobernadores que componen el Coirco (Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, Río Negro y Neuquén).

También se decidió hacer un monitoreo del avance de las aguas en el sistema Salado-Curacó, no descartándose sobrevuelos por la cuenca.

“Es que nadie, desde La Pampa, nos dice con certeza por donde avanza el agua”, se expresó a modo de queja.

La asamblea se repetirá en unos días más, para evaluar el avance de las gestiones, aunque se podría anticipar si el agua llega a la localidad de Puelches, sobre la ruta 252, antes del tapón.

“Los pampeanos dicen que probablemente los caudales no avancen hasta allí al Tapón de Alonso. Nosotros tenemos serias dudas y lo peor es que aquí corremos el riesgo de perderlo todo…”, reflexionó uno de los presentes.